Archive for the Storie Category

¿Por qué será que Dios no me quiere?

Posted in Storie on agosto 26, 2011 by Cuff

Tomasito podés oírme? Tomasito podés verme?

La muerte y yo te hablamos desde la Ciudad Baigón, estábamos por tomar un Vuelo a Sidney.
Nos vamos, se viene un Tsunami ya vemos caer Ramas desnudas y hasta veo Una rata muerta entre los Geranios. Todos a los botes! Dirían algunos, nosotros no, preferimos ser como el Veneno paciente.
Mientras El tábano en la oreja me molesta, escucho a la muerte que me dice: “Bebamos de las copas lindas. Que sea esta una Ceremonia durante la tormenta” acusa y acepto mirando mi Tatuaje del Pabellón Séptimo.
Vino Mariani para el, Black russian para mi… es mucho mejor que mi época de Martinis y tafiroles.
 
Sabes qué? Voy a despedirme de la La piba del Blockbuster, si si recordás bien, es la que Pedia siempre temas en la radio. Simplemente tengo que decirle adiós y no verla mas, yo sé que No es Dios todo lo que reluce, pero cuesta reconocerlo cuando descubrís que te pueden hacer temblar. Debería dejar de lado esta Sopa de lagrimas. Se que no todos los envases son retornables Y mientras tanto el sol se muere… No pasa un minuto más, siempre nos queda un minuto menos.
Y cuando quieras buscar al lobo nuevamente, tal vez nadie te advierta que Te estás quedando sin balas de plata y entonces será tarde.
Lo sé, lo ideal sería olvidar todo, hacer de cuenta que nunca paso nada, conocernos de nuevo…

Ohh la hermosa Amnesia es El tesoro de los inocentes.

Bien, te dejo, tomaremos el Flight 956.
Este Torito es muerto.

Adieu! Bye Bye! Aufwiedersehen!

De esos kilometros reos y locos

Posted in Storie on junio 29, 2011 by Cuff

La señora que viaja conmigo en el asiento individual frente a mí, me regalo el diario La Nación, pero vos eso no lo sabías hasta recién, que leíste que la señora que viaja conmigo en el asiento individual frente a mí, me regalo el diario La Nación.
Tampoco sabias que estoy viajando en un micro hasta ahora que lo lees.
Ignoras también que apenas me subí dormí como media hora y que ya saque tres o cuatro fotos dentro del micro.
Es decir, no sabes nada de todo esto porque no estas acá conmigo.
Pero sabes cómo soy, entonces podes imaginar que si no estoy acá, seguro estoy viajando, porque cara de vez que puedo lo hago.
Podes, a partir de eso, deducir que durante el viaje dormí, porque tengo facilidad para eso en los medios de transporte.
Que es obvio que dentro del micro, estuve sacando fotos, porque vivo retratándolo todo. Y sabiendo lo del diario, imaginaras que a la señora le exprese unas sinceras gracias porque no estoy acostumbrado a gestos amables de la gente.
 
Ahora si seguís leyendo, dentro de cinco segundos vas a leer mi resignación luego de esta coma, pues quería que este texto tuviera más contenido o una historia un poco más interesante y no lo logre. Pero recién ahora te enteras que esperaba algo mas y quizás, entonces, ese algo mas lo generes vos que estás leyendo esto y pensás que otra cosa le hubieras agregado acá. Y relacionas y recordas algún viaje en micro y recordar es nostalgia, es extrañar, porque se extrañan algunos viajes… pero no al recorrido en sí, sino al sentido, la razón de hacerlos.
Pero eso ya se sabe…  Porque hay cosas que se saben aun cuando no se dicen.

Some word’s when spoken, can’t be taken back

Posted in Storie on junio 5, 2011 by Cuff

Querida Karen:

Si estás leyendo esto, significa que he encontrado el valor para mandártelo. ¡Bravo por mi!. No me conoces muy bien pero si me lo permites, tengo tendencia a repetir una y otra vez lo duro que me resulta escribir, pero… esto es lo más difícil que he tenido que escribir nunca.

No existe una manera fácil de decirlo, así que simplemente lo diré. He conocido a alguien. Fue una casualidad, yo no lo estaba buscando, no lo planee, fue una tormenta perfecta. Ella dijo una cosa, Yo dije otra, cuando me di cuenta quería pasar el resto de mi vida en mitad de aquella conversación. Ahora tengo la sensación en mis entrañas de que puede ser ella… está completamente loca… loca de una forma que me hace reír… extremadamente neurótica y exige un mantenimiento exhaustivo.

Ella eres tú, Karen. Esa es la buena noticia. La mala es que no sé como estar contigo ahora. Me da miedo. Porque si no estoy contigo inmediatamente tengo la sensación de que nos perderemos ahí fuera. Este es un mundo enorme y malo lleno de vueltas y recovecos y basta con parpadear para que desaparezca el momento… el momento que pudo cambiado todo. No sé lo que hay entre nosotros, y no puedo darte una razon por la qué habrías de saltar al vacío por alguien como yo. Pero hueles tan bien… como el hogar, y haces un excelente café, eso también es importante ¿verdad?

Llámame.
Infielmente tuyo,

Hank Moody

Let me sleep

Posted in Storie on mayo 29, 2011 by Cuff

“Cold wind blows on the soles of my feet
Heaven knows nothing of me”


Soñé que estaba en el trabajo y en ese momento iba hasta la heladera a buscar los fideos que me había traído desde casa para almorzar solo para ver que no estaban.
Vi la heladera abierta y toda la habitación en medio de una obra en construcción y entonces trato de asimilar que se llevaron mi comida, de que como se puede ser tan forro, pero a pesar de estar molesto a su vez no quería reclamar algo tan baladí.
Inmediatamente aparece un hombre negro vestido con un overol blanco, hablando una lengua extraña, tal vez su idioma natal. Quejándose lo escucho, y sin comprender lo que dice entiendo sus lamentos y le explico que si, que a vos te paso lo mismo que a mí y yo no me explico cómo puede haber gente tan forra.
Salgo de la cocina, camino unos pasos y de repente aparezco en otra cocina, en una antigua típica de casa vieja, de las que tienen azulejos verdes por detrás y un gran ventanal. Ahí mismo una mesa grande de por medio con un señor muy mayor sentado en ella y una señora que se acerca con un plato de comida.
Mirando bien veo que ese alimento me pertenece y lo expreso con mi rostro y algunas palabras que no puedo recordar.

Inmediatamente la señora dice “pero acá somos dos personas” y no me interesa que sean dos es mi comida. Enojado (por dentro pensando, ok no tienen para comer pero eso no lo justifica, no me molesta darles lo mio pero no de este modo) y decido que la quiero de vuelta y “que no, quedate a comer mira proba lo que hice” arrimo un poco la vista al tapper (porque eran dos tapper) para ver que aparte de mi comida, que por cierto no eran tanto mis fideos pero si seguía siendo mi comida. Tal vez había tomate o algo similar y un churrasco que estaba totalmente crudo, y no me queda otra que quejarme de que como puede ser que sean tan forros y me den la comida así. Justo en ese momento aparece mi perro y se arrima a la mesa casi subiéndose y se lleva el churrasco, pero no, que no lo comas que esta crudo, alcanzo a decirle pero no alcanzo a detenerlo. Y corre con el churrasco encaminándose a la puerta que daba a algún lugar muy luminoso, tal vez la calle. Casi arrimándose otro perro más pequeño que el, (o eso aparentaba) lo detiene, o trata de hacerlo, mordiéndole el cuello, así desde arriba y el tratando de pasar por debajo, mientras yo grito algunas palabras relacionadas con el incidente y creo recordar una patada al agresor mientras la voz de la señora resuena por detrás.

Y ahí me despierto, mal, acelerado e incomodo, y entonces voy a la cocina, tomo un poco de agua, veo que es aun de mañana, pongo para que suene un disco entero de Pearl Jam y me siento a escribir todo esto, analizando la posibilidad de volver a dormir otro rato sin pensar en el sueño.
Y tal vez, mientras tanto, en otro lado, después del incidente con la señora, llegue a mi casa mal, acelerado e incomodo, y entonces vaya a la cocina, tome un poco de agua, vea que es aun de mañana, ponga para que suene un disco entero de Pearl Jam y me siente a escribir todo esto, analizando la posibilidad de volver a dormir otro rato sin pensar en que me robaron la comida ni en que mordieron a mi perro.

La sin razón

Posted in Storie on abril 18, 2011 by Cuff

– Voy a mezclar y a repartir de vuelta, ok?
– Cambian las cartas, la suerte es la misma…
– Intento no decirte nada, pero… siguen pasando los años.
– Esperando…
– Veo que seguirás haciéndolo.
– Creo que vale la pena.
– Iluso.
– Siempre.

Cucarachas enojadas

Posted in Storie on abril 1, 2011 by Cuff

Cada persona tiene asignada una cucaracha en el mundo y cada vez que pisamos una pisamos a alguien, ese crack que hace cuando uno las pisa es el alma de la gente que hace crack. Entonces cuando pisamos a una, la matamos y una persona muere.

Por ejemplo, el avión ese de aquella empresa argentina, ese boliche del que no quiero dar el nombre y esos dos edificios altos, bueno me dan a pesar que fue producto de una fumigación en una casa o un departamento muy grande.

Kurt Cobani

Posted in Storie on febrero 16, 2011 by Cuff

El mundo del rock nunca tuvo un referente de estas características.
Un referente que cruzo la barrera de la identificación con su público, que paso del lado ilegal al legal, que paso a proteger y servir al mundo de la música.
Kurt Cobani.
Así como el oficial Shultz en la argentina, el policía cantante, Kurt Cobani dedico su vida a la 38 y a la guitarra.
Luego de sus éxitos como “Smells Like Rati Spirit” y “About A Policegirl” tiene un desafortunado final.
En cancha de Atlanta dando un concierto para 175 mil personas en medio de un tema quiere ejercer la autoridad y levantando su placa, se tira en medio del publico al grito de “no hagan pogo putos!” a lo que la gente responde arrinconándolo contra el suelo y golpeándolo hasta morir.
Quedara en el recuerdo aquel Unplugged realizado en la cárcel de devoto, que posteriormente lo llevaría a la fama y a la muerte.
Kurt Cobani, un fiel referente más de que la música y la tragedia van de la mano.