Preso en mi ciudad

¿De qué color quieres pintar la pared?
¿Lees esto porque crees que eres un inconformista? Sé sincero: te crees un rebelde, un anti-sistema que odia este mundo. Mañana llegarás a tu trabajo, tu instituto o el sitio dónde sea que estas atado, y pensarás con superioridad que tu jefe, tu compañero de mesa, o tus padres no son más que esclavos que viven ahogados en el asqueroso barro de la banalidad.
¿Qué color has escogido para tus bonitas paredes? No importa. Realmente… no tienes paredes.
Un chimpancé coge un plátano, ignorando una sandia abierta.
 
 No existes para vivir. Sólo existes para cumplir esa función, esa responsabilidad que nadie te ha asignado y, que sin embargo, tienes ya encima de tus hombros. No es que quieras esa responsabilidad. Pero piensa. No evolucionas por llevar ropa. No dejas de oler mal por conducir un coche caro. No dejas de ser una mierda por tener un cuerpo perfecto. Acepta que eres el residuo más tóxico de la ambición del hombre y piensa. Piensa. Piensa. Como destruir para crear. Como infectar al mundo con la marginalidad que él mismo crea. No reivindiques tu sitio en esta sociedad y destrúyela, a ella y a ti mismo.
El chimpancé está en una jaula. Bonita libertad.
Piensa. Escoge. Lucha. Quema. Explota. Odia. Sangra. Siente. Destruye. Vive.
 
Tyler.
[Fight Club]
Anuncios

2 comentarios to “Preso en mi ciudad”

  1. Que raro vos firmandome el blog..
    Ahora que leo esto entiendo por qué dejaste el laburo JAJA

    Bueno, debería estudiar y acá estoy, reforzando tu teoría añsldfkjñaslfdasd

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: