De esos kilometros reos y locos

La señora que viaja conmigo en el asiento individual frente a mí, me regalo el diario La Nación, pero vos eso no lo sabías hasta recién, que leíste que la señora que viaja conmigo en el asiento individual frente a mí, me regalo el diario La Nación.
Tampoco sabias que estoy viajando en un micro hasta ahora que lo lees.
Ignoras también que apenas me subí dormí como media hora y que ya saque tres o cuatro fotos dentro del micro.
Es decir, no sabes nada de todo esto porque no estas acá conmigo.
Pero sabes cómo soy, entonces podes imaginar que si no estoy acá, seguro estoy viajando, porque cara de vez que puedo lo hago.
Podes, a partir de eso, deducir que durante el viaje dormí, porque tengo facilidad para eso en los medios de transporte.
Que es obvio que dentro del micro, estuve sacando fotos, porque vivo retratándolo todo. Y sabiendo lo del diario, imaginaras que a la señora le exprese unas sinceras gracias porque no estoy acostumbrado a gestos amables de la gente.
 
Ahora si seguís leyendo, dentro de cinco segundos vas a leer mi resignación luego de esta coma, pues quería que este texto tuviera más contenido o una historia un poco más interesante y no lo logre. Pero recién ahora te enteras que esperaba algo mas y quizás, entonces, ese algo mas lo generes vos que estás leyendo esto y pensás que otra cosa le hubieras agregado acá. Y relacionas y recordas algún viaje en micro y recordar es nostalgia, es extrañar, porque se extrañan algunos viajes… pero no al recorrido en sí, sino al sentido, la razón de hacerlos.
Pero eso ya se sabe…  Porque hay cosas que se saben aun cuando no se dicen.
Anuncios

Una respuesta to “De esos kilometros reos y locos”

  1. Marcelo Says:

    El viaje es en sí mismo, no un destino, este comienza cuando lo imaginamos, cuando trazamos el rumbo, no es micro, avión, velero o barco, es el viaje.
    La vida es un viaje que conlleva un riesgo, también la vida, y uno acepta, por lo tanto, lo importante, lo trascendente, es el viaje en si mismo, no solo las cosas, hechos o personas que acompañen, mismo, cuando lo cotidiano se vuelve mágico.

    Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.
    (Lao-tsé)

    Vivir en la Tierra es caro pero ello incluye un viaje gratis alrededor del sol cada año. (Anónimo)

    Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.
    (José Vasconcelos)

    De todos los viajes, el viaje.-

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: