Let me sleep

“Cold wind blows on the soles of my feet
Heaven knows nothing of me”


Soñé que estaba en el trabajo y en ese momento iba hasta la heladera a buscar los fideos que me había traído desde casa para almorzar solo para ver que no estaban.
Vi la heladera abierta y toda la habitación en medio de una obra en construcción y entonces trato de asimilar que se llevaron mi comida, de que como se puede ser tan forro, pero a pesar de estar molesto a su vez no quería reclamar algo tan baladí.
Inmediatamente aparece un hombre negro vestido con un overol blanco, hablando una lengua extraña, tal vez su idioma natal. Quejándose lo escucho, y sin comprender lo que dice entiendo sus lamentos y le explico que si, que a vos te paso lo mismo que a mí y yo no me explico cómo puede haber gente tan forra.
Salgo de la cocina, camino unos pasos y de repente aparezco en otra cocina, en una antigua típica de casa vieja, de las que tienen azulejos verdes por detrás y un gran ventanal. Ahí mismo una mesa grande de por medio con un señor muy mayor sentado en ella y una señora que se acerca con un plato de comida.
Mirando bien veo que ese alimento me pertenece y lo expreso con mi rostro y algunas palabras que no puedo recordar.

Inmediatamente la señora dice “pero acá somos dos personas” y no me interesa que sean dos es mi comida. Enojado (por dentro pensando, ok no tienen para comer pero eso no lo justifica, no me molesta darles lo mio pero no de este modo) y decido que la quiero de vuelta y “que no, quedate a comer mira proba lo que hice” arrimo un poco la vista al tapper (porque eran dos tapper) para ver que aparte de mi comida, que por cierto no eran tanto mis fideos pero si seguía siendo mi comida. Tal vez había tomate o algo similar y un churrasco que estaba totalmente crudo, y no me queda otra que quejarme de que como puede ser que sean tan forros y me den la comida así. Justo en ese momento aparece mi perro y se arrima a la mesa casi subiéndose y se lleva el churrasco, pero no, que no lo comas que esta crudo, alcanzo a decirle pero no alcanzo a detenerlo. Y corre con el churrasco encaminándose a la puerta que daba a algún lugar muy luminoso, tal vez la calle. Casi arrimándose otro perro más pequeño que el, (o eso aparentaba) lo detiene, o trata de hacerlo, mordiéndole el cuello, así desde arriba y el tratando de pasar por debajo, mientras yo grito algunas palabras relacionadas con el incidente y creo recordar una patada al agresor mientras la voz de la señora resuena por detrás.

Y ahí me despierto, mal, acelerado e incomodo, y entonces voy a la cocina, tomo un poco de agua, veo que es aun de mañana, pongo para que suene un disco entero de Pearl Jam y me siento a escribir todo esto, analizando la posibilidad de volver a dormir otro rato sin pensar en el sueño.
Y tal vez, mientras tanto, en otro lado, después del incidente con la señora, llegue a mi casa mal, acelerado e incomodo, y entonces vaya a la cocina, tome un poco de agua, vea que es aun de mañana, ponga para que suene un disco entero de Pearl Jam y me siente a escribir todo esto, analizando la posibilidad de volver a dormir otro rato sin pensar en que me robaron la comida ni en que mordieron a mi perro.
Anuncios

2 comentarios to “Let me sleep”

  1. ¡Serías una salsa en un diván!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: