Instrucciones para ir al baño en un micro

Lo ideal en estos casos, si lo que queremos es comportarnos de la manera que de aquí en más llamaremos “normal” (no por normal sino por común) es lo siguiente:
Procure principalmente acumular ganas desesperadas de orinar, pues si uno va apenas tiene la necesidad esto le quita dramatismo.
Una vez que ya sienta que no puede esperar mas, mire el reloj, lea la hora y calcule cuanto falta para llegar a destino. Calcule, piense y pregúntese si realmente vale la pena levantarse o si podremos aguantar hasta bajar. Si se decidió a ir, aguante un poco más.
Pasada esa tediosa pero obligada espera, elévese y diríjase a la parte de abajo del micro por las escaleras, generalmente hay una sola así que seria poco usual confundirse, baje con seguridad. (En caso de estar en la parte baja del micro notara que no es necesario usarlas, esto es porque el baño queda justo en ese piso)

Sabiendo esto, tenemos dos géneros distintos, pugnando por utilizar este servicio.

Viajando abajo la tarea se vuelve sencilla, acechar la puerta, casi como los que “gentilmente” abren las de los taxis para “ayudar” al pasajero.
Eso si estamos atentos, caso contrario el pánico de si esta ocupado o no hará que esperemos a  que alguien lo ocupe para entrar luego.
En cambio viajando arriba, una vez frente a la puerta lo embargara el pánico antes mencionado, ya que no sabemos si hay alguien o no. Preste mucha atención pues esta es la parte más representativa del acto de ir al baño ahí.
Deberá mirar fijo a la puerta, tomar la manija, intentar abrirla. A primera intención la notara un poco atascada, esto le dará mas pavor y entonces, o bien intenta otra vez violentamente hasta que se habré por la misma urgencia o bien mirara fijo a la puerta como si pudiera ver a través de ella. Cuando note que no puede hacerlo, busque alguna mirada cómplice entre los pasajeros de abajo, en ocasiones alguno suele ser solidario y nos dirá que no esta disponible, o generara esperanza con alguna palabra de aliento, generalmente haciendo referencia a que el baño esta vació y que pasemos sin cuidado.

En caso de por una u otra causa, notemos que falta disponibilidad, aguardaremos como antes se menciono.

Una vez dentro ya el procedimiento queda a cuenta suya, no hay un protocolo preestablecido, sino más bien queda a libertad de sus costumbres o necesidades.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: