En el oeste esta el agite

Hay un problema en Laferrere que le impide a la gente comunicarse normalmente.
Por años sociólogos y psicólogos han intentado esclarecer el tema y encontrar una razón, pero sin resultados positivos.
Al parecer según los historiadores más afamados en un principio cuando las comunicaciones eran más primitivas ya existían estos inconvenientes.
Cuenta la historia que las palomas mensajeras se perdían en el camino, mientras que las botellas de los náufragos llegaban a destino sin sus mensajes.
Se intento luego con la clave morse, pero cuando llegaban los puntos, faltaban las líneas y viceversa. Es más; nunca nadie pudo descifrar el código de área para Laferrere así que las comunicaciones telefónicas siempre dieron ocupado.
Los carteros, siendo todos hinchas de Comunicaciones, al pisar el barrio para cumplir su deber, desataban batallas campales contra los hinchas del club local provocando que nunca jamás una carta llegue a esa zona.
Años mas tarde la tecnología avanzo y con ella la esperanza de la multitud.
Pero no hubo caso. La internet no fue la solución, los programas de mensajeria no se abrían y los chats no se concretaban.
De hecho la gente intentaba salir de Laferrere y encontrarse en otros lugares, hay historias de personas que viajaron hasta la provincia de Salta y aun así tampoco pudieron verse.
Dicen que hay un sector de Avellaneda donde todo es posible. Así que desde ahí y casi 100 años después de la fundación de la ciudad del oeste, un muchacho logro comunicarse con laferrerianos nativos.
Cuenta que gustan de la buena música, que la mayoría son de Racing y que fácilmente uno puede apreciarlos.
Aparentemente Laferrere es un país aparte.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: